¿Con qué soñamos hoy?

Cada día nuevos post que te harán soñar

  • Bonita Locura





    http://www.hechosdesuenos.com/2016/10/frases-para-sonar-ii.html

  • Día 2: Stop Bullying

    Hola, soñadores. 

    Hoy en mi diario quiero haceros partíciples de un tema tan delicado como necesario. Un tema que rompe en mil pedazos el corazón de cualquiera que lo sufra, pero no podemos quedarnos callados y hacer como si no existiera, eso perjudica más de lo que cura. Seguro que más de uno de los que estéis leyendo esto se verán identificados, tanto como yo. Este pedazo de papel manchado por la tinta de un soñador, en nombre de los muchos que soñamos, hoy quiere hablar acerca del bullying. Por lo menos explicar o intentar explicar aquello que muchos no se dan cuenta y que hace que sucedan estas cosas, que son tan desagradables como injustas: "Ser diferente". 

    El bullying bajo ningún concepto se debe permitir y lo más triste de todo es que tenemos herramientas para que no suceda y no se usan. Pero qué importa lo que te guste, lo que no te guste o lo que te deje de gustar. Qué importa que vistas de una forma u otra. Qué importa que hables con diferente acento. Nunca he encontrado la respuesta (si es que la hay) de que ocurran estos acosos en los centros educativos, en los trabajos, en casi cualquier ámbito de la vida. No es difícil, todo es muy sencillo: vive y deja vivir. No encuentro ninguna explicación lógica de hacer sufrir a alguien por hacerle sufrir. No te gusta su pelo, pues no lo mires. Que no te gusta su voz, pues ponte tapones... Pero no conviertas la vida de otra persona en un infierno porque ese infierno durará para toda la vida ya que hay cicatrices que nunca llegan a cerrarse del todo y nadie, repito, nadie merece que su vida se la arruinen por lo que puedas pensar sobre él/ella. Porque vida tenemos una y nos pertenece sólo a nosotros, no a los demás. 

    Desde este humilde lugar de ensueño quiero enviar mi abrazo a todas esas personas que están pasando por algo así y animarles a que no tiren la toalla. La vida es muy bonita como para malgastarla así. Plantémosle cara al bullying porque unos pueden apagarte la luz para que te quedes en la oscuridad, pero tú puedes levantarte y encenderla. Decide y se libre, no permitas que nadie corte tus alas.

    En este enlace os dejo un vídeo donde os cuento mi experiencia...

    Nunca dejes de soñar.


    https://www.youtube.com/watch?v=PgIBo-wWzGE&t=5s

  • Mi debilidad

    *Imagen de Ciryl Rolando

    http://www.hechosdesuenos.com/2016/10/frases-para-sonar-ii.html
     
  • La Última Oportunidad


    Tú que estás en la lejanía de este sillón,
    Tu mirada tan distante,
    Tú... que haces encoger mi corazón,
    Mis sentimientos se me parten...
    Y hoy, que tengo aquí, A unos metros de mí,
    Contigo yo quiero seguir,

    Me tocaste la mano y fue,
    Cuando me besaste y me quedé,
    Sin saber... sin saber qué hacer,
    Es lo que sueño y sé,
    Que tú me amas,
    Y sé que tal vez,
    Moriré por beber de tu piel,
    Me haces falta y sé,
    Que quiero despertar... Sin creer que te pierdo otra vez.
     
    Tus palabras me dan una inquietud,
    Suenan tan deliberantes,
    Tú... que me seduces con tu luz,
    Te veo tan brillante,
    Y hoy, preso y loco estoy,
    Que me haces repetir,
    Que por ti lo daría todo hasta morir.

    Cerré los ojos y sentí...
    Que me besaste y me perdí,
    Otra vez... Sin saber qué hacer,
    Lo reconozco y sé,
    Que siempre fallo por querer...
    Ser más que un ayer,
    No puedo retener,
    Esto que fluye como un volcán,
    Me quedará explotar,
    Hasta bañar tu pelo de mi ceniza.
  • La Promesa de las Estrellas, Parte III

    Me quedé pensativo durante un largo instante, mirando la tumba de mi esposa...

    Creo que fueron horas las que pasé aferrado a mi asiento del avión, mirando sin consuelo el asiento que una vez ocupó, Estre. No podía dejar de llorar. Lo intentaba, pero no podía. Hasta las nubes podían escuchar mis gritos que se refugiaban en una pregunta incómoda.
    -¡¿Por qué?! –me cuestionaba sin cesar, mirando al cielo y sin obtener una respuesta salvo la suave caricia del aire húmedo. Toqué con cierto cariño el asiento donde una vez reposó su cuerpo. La imaginé viva. Creo que era el espejismo de un recuerdo. Me tocaba sonriente mis mofletes hasta que sus labios se acercaron a los míos.
    -Dame una razón para que lo intente, cariño –dije abatido-. Es tan difícil sin ti…
    Ella me miró acompañándose de una transparente sonrisa de esperanza. Dulce, fresca, soñadora, espiritual, dibujando ese sabor dulce que no desaparece ni siquiera en este estado de pérdida de lucidez. Entonces, fue cuando me respondió con las palabras que nunca olvidé.
    - Si estás vivo, vive con todas las ganas. Nunca desees morir porque a tu lado, por mucho que cueste entenderlo, te acompañan aquellos que no pudieron vivir la suya y desean que vivas por ellos. Son esos seres que iluminan nuestro mundo, los que nos da cobijo en la oscuridad. Las estrellas que he aprendido a amar. Y por ellas y por ti, debes hacerle esta promesa a las estrellas.
    Mientras su imagen se difuminada porque así lo había decidido el destino, fue cuando me despedí para siempre de ella.
    -Te lo prometo…
    Una nueva lágrima amarga cayó de la comisura de mis ojos por mi moflete. Caminó hasta alcanzar mi cuello y fue los pocos segundos que tardó en desvanecerse por completo la figura del amor de mi vida. Agaché la mirada apenado y fue cuando descubrí a qué se refería. En el barro que se había formado por la mezcla de agua y tierra esparcida por el llanto de la lluvia, algo sobresalía al exterior. Me arrastré hasta ahí, manchando mis pantalones y mis manos. Metí mis dedos en el barro ocioso y saqué de él el cuaderno donde iba a escribir su aventura, Estre. Lo abrí y sólo podía leer su título: La Promesa de las Estrellas. Lo demás había desparecido. Me lo guardé, me armé de valor y me puse en pie. Miré a varias direcciones y a pesar de no saber a dónde dirigirme, me decidí a meterme en la selva. Tenía claro una cosa… Iba a sobrevivir y el mundo conocería la valía de una heroica estrella. Una estrella a la que le prometí que lo conseguiría.

     
  • El Muro de las Almas, Final

         Mientras rodaba golpeándose con alguna que otra piedra afilada, Zeni intentaba aferrarse a cualquier cosa que lograra salvarle de una muerte segura. Al final, sus jóvenes reflejos le sirvieron para captar una rama que sobresalía desde la rocosa pared, agarrarse a ella y quedar suspendido en el aire a tan sólo unos metros de las feroces serpientes. Éstas saltaban con la intención de tomar algún bocado, enseñando sus colmillos infernales. Zeni intentaba no soltarse. Miró hacia arriba y aún seguía rugiendo con fuerza la bestia que hizo que cayera al vacío y a unos metros de sus pies el infierno con forma de serpiente murmuraba cuánta esclavitud deseaba tener.
         –Enfréntate a tus miedos, Zeni –volvió a escuchar esa voz.
         –¡Cómo! ¡No puedo! ¡Estoy perdido! –exclamó con los ojos llorosos.
         –Cuando te enfrentas a tus miedos nunca se está perdido del todo, Zeni.
         –¿Cómo salgo de aquí?
         –Piensa Zeni…
         Zeni miró a su alrededor y vio que a su izquierda había otra rama igual de parecida que en la que estaba colgado. Puso todo su empeño y fuerza para balancearse hasta llegar a la rama. Cuando la alcanzó, se agarró de ella y así fue haciendo con las siguientes que iba encontrando en su paso, hasta que alcanzó llegar arriba del todo. Aunque esta vez, había subido por un lateral del precipicio. De nuevo un rugido alborotó al silencio y vio la sombra de un espantoso demonio de la noche. Su mirada amarilla declaraba una guerra fría y sangrienta. Las piernas de Zeni temblaban, pero ya no podían huir, estaban aterradas. La fiera se lanzó a su presa. El chico puso sus manos para frenarle, sin evitar caer sobre la fría tierra. La pantera sedienta de placer rugía violentamente. Su aliento humedecía los latidos del corazón de Zeni. Fue el momento perfecto para que el muchacho agarrase una rama que tenía cerca para golpear a la bestia. La inteligencia del animal envuelto en tinieblas era tan tangible que enfurecida quiso arrancarle de un bocado la piel de su cuello. Zeni con mucha rapidez se protegió con la rama y bloqueó su furia. Fue tal su esfuerzo por sobrevivir que logró quitarse a la bestia de encima. Se puso de pie y, con la ayuda de su rama aliada, se enfrentó a su enemigo. Ya no tenía miedo. Ya no era el de antes. Golpeó a su adversario, se enfrentó a él en una batalla sin descanso hasta llegar al mismo precipicio que le vio caer. La fiera era ahora la indefensa, la desprotegida. El muchacho se armó de tanta valentía que dio su último golpe. El demonio cayó al vacío donde le esperaban las serpientes sedientas de carne fresca. La bestia se aferró a las rocas de la pendiente con sus zarpas, intentando frenar a su cruel destino. Zeni se abalanzó y alargó su brazo. Con su mano cogió el lomo del cuello del animal y se esforzó para que no cayera al vacío. Las gotas de sudor le caían por la frente al joven, aun así no se rindió en su intento de salvarle. La energía desatada por lograr la conquista hizo que la bestia lograra subir de nuevo a tierra firme y segura. Ambos se miraron desafiantes. Los ojos amarillos del animal eran más transparentes ahora… Algo en él había cambiado. Ya no era el mismo. Se acercó más al muchacho y tocó con su cabeza su piel erizada. Estuvo unos minutos rozando su pelaje contra su piel esclava. El aire empezó a soplar con una brisa ligera y dulce. Su entorno empezó a difuminarse. La figura de la fiera comenzó a deshacerse entre el viento, a despedazarse, como si de un puzle en el que se habían encajado todas sus piezas ya había sido solucionado y necesitaba ser guardado en el baúl del intrepidez. Zeni se puso en pie con los ojos bien abiertos. Ahora su alrededor era un lugar que ya conocía: había vuelto al otro lado del muro. A ese lugar que era más peligroso que el que había descubierto. Frente a él estaba la misma fiera que había logrado deshacerse del comandante. Sabía que se había deshecho de él por el color rojo de sus colmillos. Echó un rugido infernal, tan poderoso que las hojas de los árboles temblaron. Corrió hacia el chico con una velocidad inquietante, pero Zeni ni se inmutó. Apretó los puños, le miró desafiante y cuando sólo quedaban unos segundos para el ataque, se agachó para ponerse al mismo nivel que su adversario, simulando tener cuatro patas con sus afiladas garras. Zeni rugió con todas sus fuerzas. Fue tal su canto destructivo que el mundo se paralizó por un instante, incluso, el animal frenó sus pasos, mirándole a los ojos a tan sólo unos centímetros de él. Después de unos segundos intensos y mágicos donde sus miradas hablaban con más claridad que unas simples palabras. El animal agachó la cabeza, arrodillándose ante él. Fue entonces cuando Zeni lo entendió. El miedo era algo espantoso que le había tenido preso durante toda su vida y por fin había conseguido hacerle frente. Ahora, el miedo era un aliado. El joven miró hacia atrás y sonrió al ver la gran muralla mística. Se acercó a ella, puso su mano sobre sus frías piedras y se iluminó. Unas voces salió de la gran muralla expandiéndose por el alrededor. Las piedras empezaron a temblar, cayendo en picado, destruyéndose por completo la gran barrera. Tras ella un nuevo camino, una nueva civilización desconocida se alzaba… Zeni no tenía ni idea de por qué les habían aislado de la suya, pero tenía el presentimiento de que pronto iba a contestar a todas sus dudas. Puso un pie al otro lado y se adentró en un nuevo territorio. A su lado, se podía ver a su fiera sombra seguirle tras sus pasos.

     
  • Con la tecnología de Blogger.

    Mi mundo... Nuestro mundo

    Una historia que te llega sólo sería niebla sin un valiente que la escriba y sin un héroe que se atreva a leerla...
    ¿Qué tipo de héroe eres tú?.

    Un poco más de mí

    Soy Tómas Dagna escritor y blogger. ¿Quiéres conocerme un poco más?

    • Diario de un Soñador

      Existen momentos en los que necesitas contarlo todo. Esos momentos, en los que crees que tu mundo debe ser explorado, o al menos, dejar paso a la voz que quieres que los demás escuchen.

      Bienvenidos a Diario de un Soñador

      Leer más
    • Un poco más de mí

      Escritor, blogger, guionista... Pero sobre todo, soñador. Aquí podéis preguntarme vuestras curiosidades, sugerencias, inquietudes o vuestros sueños. Esta sección es de todos los soñadores.

      Conóceme quiero conocerte

      Leer más
    • Entrevistas

      En esta sección subiré todas las entrevistas que vaya realizando para que no os perdáis nada acerca de todos los actos y medios de comunicación a los que me van invitando.

      Los sueños en los medios

      Leer más

    LA FÁBULA DE LOS SUEÑOS

    ¿Qué serías capaz de hacer por cumplir tu sueño?

    Secciones Para Soñar

    Pasión, felicidad, especial, sincero, alegría, eterno, conquistador, creativo, innovador...
    Un sueño lo es todo, pero para mí un sueño es literatura

    Contacto

    Si tienes alguna sugerencia, duda o quieres hacerme una pregunta, rellena este cuestionario y te responderé lo antes posible. Sigamos soñando

    Hechos de sueños ®

    • Tómas Dagna
    • Madrid
    • hechosdesuenos@gmail.com