23 de septiembre de 2016

Respuesta de la Fábrica de Sueños, Parte II

··· La Fábrica de Sueños, Parte II ···

La soñadora Patricia Delgado pregunta:

1.- ¿Cómo están tus vacaciones?
2.- ¿Y tu nueva vida en Madrid?

Tómas Dagna responde:

¡¡Hola, soñadora Patricia!! Pues comencé mis vacaciones (aunque fueron unos pocos días) en mi isla, en mi paraíso. Como mi estancia iba a ser corta porque me mudaba a Madrid decidí absorber todo el tiempo posible con ellos. Luego, como ya sabes, me vine a Madrid y la verdad que esta ciudad me ha acogido muy bien. Me gusta su ciudad, su ambiente y los madrileños son personas muy agradables. De momento, mi estancia en esta gran metrópoli está siendo de fábula. 

····· >< ·····


La soñadora Monica Salinas pregunta:

1.- ¿Míaro ha viajado contigo y se está adaptando bien al lugar?
2.- ¿A ti te ha gustado?
3.- ¿Qué te motivó a escribir la entrada de “El desván de tus versos”?

Tómas Dagna responde:

¡¡Hola, soñadora Monica!! Por desgracia, Míaro no ha podido venirse conmigo. En un primer momento quise traérmelo, pero muchos de mis familiares me hicieron reflexionar acerca de si era una buena idea pues en Madrid voy a estar todo el tiempo muy muy ocupado trabajando y estudiando por lo que en casa, prácticamente, sólo vengo a dormir. Míaro se merece tener a su lado a una persona que le preste la atención necesaria y no estar sólo cada día, así que decidí dejarlo con mis padres que ellos son amantes de los animales, y hasta ya ha subido de posición, si conmigo vivía como un marqués con ellos vive como un auténtico rey. Eso sí, en el momento que esté menos ocupado volverá conmigo. Esto sólo ha sido por un tiempo limitado.
En cuanto a la siguiente pregunta que me haces, reconozco que Madrid me está gustando mucho. Es un lugar donde crecen las oportunidades en todos sus ámbitos. Su gente es agradable, cercana. Cada día que pasa hay algo nuevo en sus calles, en sus teatros… Tiene un ambiente cultural enorme y enriquecedor, y esto es algo que valoro porque me encanta la diversidad, la historia y el arte.
Y por último, lo que hizo que me motivase a escribir la entrada de “El desván de tus versos” fue la idea de intentar escribir poesía. Uno de mis primeros escritos fueron poesías y estaba muy animado en volver a escribirlas, así que nació esta nueva sección.

····· >< ·····

La soñadora Esther Videgain pregunta:

1.- ¿Cuántos años llevas en el mundo de la escritura creativa?
2.- ¿Qué estudios tienes tú para escribir así de bien?

Tómas Dagna responde:

¡¡Hola, soñadora Esther!! La verdad es que desde que era muy pequeñito me gustaba mucho crear mundos literarios con los que me sentía bien y a gusto. Siempre he tenido mucha imaginación e ,incluso, los maestros se lo comentaban a mis padres jaja. No sé realmente en qué momento fue cuando me introduje en el mundo de la escritura creativa porque creo (aunque a penas lo recuerde) que desde que nací, la literatura esparcía su tinta por cada rincón de mi piel.
En respuesta a la segunda pregunta que me haces; desde que era un niño me fascinaba todo lo relacionado con el mundo de las letras, por lo que para lo que algunos suponía un esfuerzo o aburrimiento los estudios, para mí era todo un mundo de nuevas oportunidades hacia el conocimiento. Siempre me ha gustado saber más y más y sé que moriré sin saberlo todo y tampoco es algo que me preocupe, pero sí me encanta absorber aquello que pueda contarme un libro y que antes no sabía. Cuando llegué a la universidad hice la carrera de magisterio en educación especial y ahora estoy centrándome en el mundo de la literatura.

····· >< ·····
Soñador/a anónimo pregunta:

1.- ¿Eres feliz?

Tómas Dagna responde:

¡¡Hola, soñador/a!! Jajaja Creo que sí. No tengo nada que pueda hacerme infeliz porque, incluso, de lo malo se aprende y te otorga la posibilidad de identificar lo que te hace o no ser más feliz de lo que ya eres.

····· >< ·····
La soñadora Rusalka08 pregunta:

1.-¿Cuál es tu sección favorita del blog? ¿Por qué?
2.- ¿ Tienes planeado escribir otra novela?
3.- ¿Qué te inspira?
4.- ¿Harás más sueños ilustrados o alguna otra novela corta?
5.- ¿Como escritor y persona tienes algún mensaje que le quieras transmitir a tus lectores? ¿Por qué?
6.- ¿Qué te gusta de los sueños?
7.- ¿Qué piensas de lo imposible?
8.- ¿Por qué te parece importante fomentar el soñar?
9.- Si fueras un superhéroe ¿Qué super habilidad te gustaría tener? ¿Por qué?
10.- ¿Qué te maravilla de este mundo?
11.- ¿Qué sabor de helado es tu favorito?
12.- ¿Te gustan las estrellas? ¿Cuál te gusta más?
13.- ¿Qué ves en las nubes?

Tómas Dagna responde:

¡¡Hola, soñadora Rusalka!! Guau, cuántas preguntas jaja ¡¡Me encantan!! Te voy a ir contestando en orden para que sepas cuál es la respuesta de cada una de ellas.
Sinceramente, me parece muy complicado decidir cuál es la sección favorita del blog, pues todas para mí tienen eso que yo llamo “Especial”. Cada una a su modo me emocionan, me trasladan a ese mundo de fantasía en el que tanto me gusta estar, ha secciones que me ayudan a enamorarme aún más de la vida y de los que me rodean… Sin embargo, lo que más me importa es que ese mundo interior que exteriorizo en cada una de las secciones, vosotros, los grandes soñadores/as, os sintáis identificados y os haga disfrutar.
“La Fábula de los Sueños, Parte I” ha sido el primer libro que he lanzado a la venta y estoy muy centrado en seguir con la trilogía, además me gustaría seguir con otras novelas que están pendientes para un futuro.
En cuanto a qué es eso que me inspira, para mí toda experiencia o momento es crucial para hacer volar mi imaginación. Incluso, muchas películas y libros de temática fantástica romántica o de ciencia ficción me ayudan a inspirarme. Aunque tengo que decir que depende qué literatura escriba, como me sucede con la poesía, la música me ayuda muchísimo.
De momento, la única novela corta que tengo es “Los 7 Reinos de la Oscuridad”, está subida al blog y a Wattpad. Estoy convencido que haré otras novelas cortas y otras historias con lustraciones.
Cuando creé el blog tuve claro por qué lo hacía: “Quiero construir un mundo donde las personas puedan soñar libremente y donde se entienda que no es algo estúpido ni imposible, pues lo único que es imposible es lo que no se intenta”. Y así nació “Hechos de Sueños”, con ese mensaje que hasta este momento se mantiene y que quiero mantener. Me encanta ver todas las personas que luchan por lo que tanto desean de forma digna y sin dejar de intentarlo, entendiendo que un “No” no es una derrota sino una nueva oportunidad. Intento transmitirle a mis lectores que las cosas son difíciles, pero no imposibles. Intento compartir mi camino con ellos y que ellos compartan el suyo conmigo porque es así como se crece, siempre desde una mirada humilde.
Lo que más me gusta de los sueños es la libertad que te dan de ser lo que realmente quieres, el ánimo que te brindan al mostrarte que puedes conquistar tu propio cielo si nunca dejas de intentarlo y lo bonito que es creer en lo que otros no creen.
Si te digo la verdad, la palabra “Imposible” nunca la digo porque no creo en ella. Las cosas que muchos dicen que es imposible, suceden. Muchos lo llaman milagro, casualidad o suerte… Yo lo llamo constancia, destino y lucha. En esto último sí que creo. Y por eso mismo, veo lo importante que es soñar porque cuando crees en tus sueños, lo imposible se vuelve polvo y es arrastrado por el viento. Entonces, es cuando todo sucede.
Si fuera un superhéroe me encantaría tener la habilidad de cumplir sueños porque es algo que nos completa. El ser humano es así, quiere lo que no tiene y lo que no tienes sólo te lo dan los sueños, así que si puedes crearlos sin pestañear sería el mejor poder que podrías tener.
Buah, me considero una persona que le encanta el mundo en el que vive en sí. Me fascina su naturaleza, su diversidad y sus vueltas incansables. Es imparable y me encanta.
Mi helado preferido es cualquiera que tenga chocolate. Es un vicio para mí… Donde haya chocolate ahí estoy yo jajaja.
No hay noches que no mire al cielo para ver las estrellas. Tienen una magia difícil de describir y si me decantase por alguna, elegiría aquella que brille con más intensidad porque esa es la que tiene la misma energía que la de los sueños.
Si te soy sincero, soy una persona que está muchas veces en ellas jaja. Me siento muy cómodo subido en ellas y perderme en el sonido de su respiración, esa suave brisa a paz que recorre su piel siempre que te acurrucas en una de ellas.

····· >< ·····

La soñadora Inmaculada Retamal Ruiz pregunta:

Sólo quería saber: ¿Cómo que te vas a Madrid?

Tómas Dagna responde:

¡¡Hola, soñadora Inmaculada!! Tomé la decisión de mudarme a Madrid para continuar con mis estudios, bueno más bien para seguir estudiando pero no algo que había hecho antes sino una aventura nueva que hacía tiempo que guardaba como objetivo y que puede ayudarme a conseguir mis metas.

····· >< ·····

La soñadora Maria Teresa de Jesus Piñon Esquivel pregunta:

¿Cuales fueron los problemas de salud que tuviste?

Tómas Dagna responde:

¡¡Hola, soñadora María Teresa!! Antes de llegar a Madrid tuve que operarme de la boca de forma urgente y a raíz de esa operación, no se cerró bien la herida y se infestó por lo que estuve un mes a base de visitas a médicos, con curas y medicamentos. Encima, tuve una tendinitis en mi brazo derecho. Lo pasé muy mal, tengo que reconocerlo, pero nunca perdí la sonrisa y sabía que lo malo nunca dura cien años. Hoy en día ya estoy recuperado y sin dejar de soñar como siempre.

····· >< ·····

La soñadora Maria Isabel Arias pregunta:

1.- ¿Cómo te encuentras en Madrid? Ya que vivías en una isla.
2.- ¿Qué fuiste hacer a Madrid?
3.- Tú problema de salud, en tú mano, a que se debió.
4.- El estar alejado físicamente de tú familia, de Míaro, a más de la nostalgia ¿te da inspiración?
5.- A más de escribir tan bonito, y de pasear por lugares naturales y hermosos, ¿qué más te gusta hacer?
6.- ¿Por qué no te animas a una transmisión en vivo?

Tómas Dagna responde:

¡¡Hola, soñadora María Isabel!! Te contestaré en orden las preguntas para que no te líes jaja.
En Madrid me encuentro fenomenal. Es verdad que hay momentos de añoranza por aquello que dejas atrás, pero sabes que eso que has dejado ¬–en realidad– sigue junto a ti aunque en la distancia, nunca lo abandonas. Echo de menos a mi familia sobre todas las cosas, mi hogar y la sensación de tener mar, pero esto último tampoco es algo que me atormente pues siempre he tirado más por la naturaleza y las montañas.
Vine a Madrid con un objetivo claro que es la de volver a estudiar y poder crecer dentro del sector que me encanta que es el literario.
En cuanto al problemilla de salud de mi mano se debió a que cargué demasiado peso y una mala posición de la muñeca hizo que me diese una tendinitis que ya está más que curada.
El estar lejos de los míos hace que por momentos sienta pena y esas ganas locas de verles, al igual que de Míaro. Aunque con él tengo una gran diferencia, el hecho de que no pueda hablarme, verme y sentirme a su lado me crea una enorme frustración, pero intento pensar en lo positivo de todo esto y, sobre todo, tengo hecha la idea de que será por un tiempo determinado, no para toda la vida. Todo esto hace que mi inspiración sea diferente porque, como ya comenté a otra soñadora, mi mayor inspiración la encuentro en las experiencias y los momentos vividos, así que indudablemente todo este cambio influye.
Algún día os mostraré algo que me encanta hacer a parte del senderismo, el running y visitar lugares que me trasbordan a un mundo inimaginable, pues una de mis pasiones (a parte de la literatura) es el baile, en sí el latino.
Esto que me cuentas me lo voy a apuntar porque me parece una propuesta muy interesante... Oye, tal vez hayan nuevas sorpresas.

····· >< ·····

El soñador Aroldo Silva Pavez pregunta:

1.- ¿Cuándo se casa?
2.- ¿Qué proyecto tiene para el 2017?
3.- ¿Qué belleza ha robado su corazón?
4.- ¿Va a seguir escribiendo la misma temática o la va a cambiar?

Tómas Dagna responde:

¡¡Hola, soñador Aroldo!! Como he hecho con otros soñadores/as te iré contestando en orden para que no te desorientes.
Pues la verdad que como me veo tan joven no es algo en lo que piense, tal vez en un futuro sí que lo haga.
Para el año 2017 intentaré que la segunda parte de “La Fábula de los Sueños” esté lista, así como todos los proyectos y circunstancias que vayan surgiendo.
Pues desde hace ya muchos años alguien ha robado mi corazón solo que ella nunca ha querido que lo haga de forma pública.
De momento me identifico mucho con la temática que escribo. Puede que algún día escriba algo un poco diferente pero siguiendo la misma línea como puede ser las historias de terror.

····· >< ·····

La soñadora Paula Suarez pregunta:

¿Crees en el amor para toda la vida o eres más de vivir el momento?

Tómas Dagna responde:

¡¡Hola, soñadora Paula!! Creo que cuando uno encuentra el amor tiene que conservarlo y luchar por el para el resto de su vida. Sin duda, es en lo que creo y es mi forma de vida… Nunca dejaría atrás esa parte de mí que me completa.

····· >< ·····

La soñadora Ale Maturanob pregunta:

1.- ¿En qué trabajas?
2.- ¿Cuál es tu color favorito?
3.- ¿Quiénes son los escritores que te gustan?
4.- ¿Qué país quisieras visitar?
5.- ¿Cuál es el sueño más loco que has tenido? ¿Ya se cumplió?
6.-¿Tienes una lista de sueños que lees todas las mañanas?

Tómas Dagna responde:

¡¡Hola, soñadora Ale!! Te contestaré las preguntas en orden.
De momento estoy trabajando de cajero en un supermercado para poder costearme los estudios y luchar por todo lo que sueño.
Mi color favorito es el rojo.
Son muchos los escritores que me gustan, pero los que más me han enseñado o aquellos que le tengo un cariño especial son: J.K.Rowling , Carlos Ruiz Zafón y Laura Gallego.
Una vez hace mucho tiempo, era casi un preadolescente, vi un documental de Australia. Ese lugar me conquistó por completo. En cuanto pueda pienso visitar esa isla que ha hecho que me enamore de ella sin conocerla.
No estoy muy seguro si esto se califica de sueño loco, pero desde siempre he querido recorrer el mundo, ver la belleza de cada uno de los continentes y absorber cada una de sus culturas. Y de momento no se ha podido cumplir…
Sí, pero en mi cabeza. Cada día repaso mentalmente todo lo que quiero conseguir en la vida y me esfuerzo en ello.

····· >< ·····

La soñadora Nanci Sanchez pregunta:

1.- ¿Tienes hermanos?
2.- ¿Cuántos niños te gustaría tener al formar tu familia?

Tómas Dagna responde:

¡¡Hola, soñadora Nanci!!
Sí, tengo dos hermanos mayores que yo.
No imagino un futuro sin niños. Me encantan los niños y me gustaría tener tres.

····· >< ·····

¡¡Muchas gracias soñadores/as por participar!! Gracias de verdad por hacer de cada rincón de este blog un lugar donde venir a soñar, donde poder expresarse libremente y donde la distancia no sea una piedra en el camino sino una virtud. Para mí, lo que se crea aquí, es lo bonito de tener un mundo tan diverso como mágico. 

¡¡Sois geniales, familia!!

Un abrazo tan tan fuerte que haga que el cosmos nos tenga envidia ;) 


16 de septiembre de 2016

La promesa de las estrellas



     << No sé qué demonios estarás pensando, pero ni se te ocurra creer que este es tu lugar. Me lo han arrebatado todo y te puedo asegurar que por mucho que me tiemble el alma por el miedo… Si tengo que luchar por conservar lo único que me queda, quiero que sepas que en ningún juego existe dos ganadores >>


     Este pensamiento fue aquel anhelo de esperanza que me hizo ver que por un momento estaba vivo. Que había conseguido sobrevivir a eso que todos llaman trauma, de eso que muy pocos sobreviven y que los valientes que lo hacen… Nunca llegan a olvidar su dolorosa piel. En cambio, no tengo ni idea de si he logrado recomponer los pedazos de cristales con los que estaba construido mi corazón, pero tengo la certeza de que existe la forma de renacer de las cenizas. Mi historia… Bueno, mejor dicho, mi aprendizaje no tiene mucho que envidiarle a las demás personas que luchan, que se desviven por conquistar sus sueños o que a pesar de tenerlos rotos bajo sus pies, siguen caminando sin temor a sus miedos. Tal vez, hubo un momento en el que realmente no sabía si seguía respirando o me había dejado llevar por la brisa fresca de las nubes. Hubo un momento en esta historia en la que creí que estar vivo era un cruel sufrimiento y en la que deseé estar muerto para masticar el dolor sin tener que sentirlo. ¿Cómo es la vida, verdad? A veces, te golpea tan fuerte que no te da opciones a pensar con claridad. Pero porque no has entendido que las únicas opciones te las das tú mismo. En el momento, en el instante en el que tu mente te da una tregua para reflexionar, sí, es cuando lo ves todo con más claridad. Descubres que no eres la misma persona que hace unos días, que la vida no es la misma que desde hace unas horas y que tu mundo perfecto no era tan perfecto como creías. Descubres que la vida –en realidad- no te está castigando, sino ayudando. Ayudándote a ser más fuerte, a mirar más allá de donde siempre has mirado, te quiere ayudar sin comentártelo o explicarte el por qué. Simplemente, ocurre. Y cuando ocurre, te transformas en algo que pensabas que no existía. Miras a tu alrededor sonriente de lo transparente que es la autentica realidad porque es ella la que ha hecho que te des cuenta de lo vendados que estaban tus ojos. Es más, puedo decir que ni en mis más remotos sueños imaginé que hoy me ocurriría algo así. Como veis la vida sólo me quiso ayudar a comprender que cuando pierdes algo, no siempre lo pierdes del todo. Una parte, aunque sea mínima, de lo que has perdido se queda junto a ti. Entonces, tu sangre se llena de energía, de esperanza y hace que todo de nuevo fluya. Cuando algo así sucede, nadie te dice que tengas que olvidarlo porque reconoces que es más fácil subsistir sabiendo que ha ocurrido, que intentar ganarle la batalla a lo inevitable. Una vez me dijeron que parezco una persona de hierro, que mi vivencia había sido muy dura y que les explicase por qué no mostraba ningún síntoma de debilidad en todo el transcurso. Yo les contesté que una apariencia no es más que un reflejo con máscara y que soy un hombre que cumple su promesa. Algo desconcertado y un tanto confuso, me miró y me preguntó: ¿Qué promesa? Y yo contesté… La de las estrellas.


Cinco años atrás…


     En mitad de una noche fría de invierno despierto sudando. Estaba tembloroso y empapado de sudor, en una noche fría de invierno. Me levanto del sillón donde me había quedado dormido y pongo rumbo al baño. Me lavo la cara y me miro en el espejo. No sabía con qué había soñado, pero mi cuerpo estaba consumido en un enorme escalofrío. No sé cómo explicarlo, pero creo que estaba presintiendo algo que no era capaz de entender. Nunca he creído en las supersticiones ni en los presentimientos, y mucho menos en los deja vú, ni en esas tonterías. Sin embargo, tengo la extraña impresión de que es algo de esto que cito ahora mismo lo que me está ocurriendo o, mejor dicho, lo que ya ocurrió. Sin querer pensar más en algo que no tiene ninguna explicación ni lógica, camino hasta mi habitación. Allí, tumbada en una bonita cama de matrimonio, descansa en un profundo sueño lo más bonito que me ha ocurrido nunca… El amor de mi vida. Hace seis meses que nos hemos casado y estamos poniendo todo nuestro empeño para tener un hijo. Aún recuerdo el día que la conocí. Una fatídica noche de verano, mientras lloraba bajo la sombra de la luna creciente, una muchacha de pelo castaño, ojos redondos y piel morena se me acercó para ver qué me ocurría. Qué curioso es todo, pero esa noche la recuerdo como una de las mejores noches de mi vida. Hablamos hasta que amaneció, nos reímos y casi nos besamos, pero ella no era tan fácil. Es más, me lo puso muy difícil. Hasta que todo ha evolucionado de una forma tan especial que hoy en día ni me lo creo. Todo en mi vida ha sido emocionante y dulce. No sé si debo agradecerlo, pero lo tengo todo, la tengo a ella. No creo en nada que no esté frente a mí, ni en nada que no pueda conseguir. Tanto reflexionar ha hecho que me haya entrado sueño. De puntillas entro en la habitación y me acomodo en mi parte de la cama, no puedo resistirme en acercarme a ella para pasarle mi brazo por encima. Puedo notar los latidos de su corazón en mi mano y los míos se disparan. Sonrío y me dejo llevar por mis sueños. No recuerdo bien cuánto tiempo tuve mis ojos cerrados pues para mí fueron unos minutos. El despertador sonó casi a la amanecida y nos despertó.
     - Cariño, apaga ese trasto –le dije a mi amada.
     Ella me miró y sonrió. Puso sus labios en los míos acariciándolos con dulzura.
     - Vamos, despierta gandul. Qué hoy es el gran día –dijo dándome tantos besos seguidos que perdí la cuenta de cuántos fueron.
     No pude resistirme en tocar sus sonrojados mofletes y añadí una sonrisa. Arrugué un poco la frente hasta que tras un descuido por no saber mis intenciones, emprendimos una batalla de cosquillas por el cuerpo. Después de unos segundos, resulté ser el ganador, pues se dio por vencida.
     -Algún día te ganaré. Haces trampas… Sabes mis puntos débiles –me soltó algo irritada-. Vamos, levántate. ¡África nos espera! –dijo entusiasmada y poniendo rumbo hacia la cocina.
Su alegría por conocer ese continente aislado y exótico hacía de esta nueva aventura un momento único en mi vida. Puse los pies en el suelo, me estiré con soltura y caminé hacia ella. La abracé y le agradecí el hecho de haberme preparado el desayuno. Una vez que nos sentamos, uno al frente del otro, no podía dejar de contemplarla. Sus ojos brillaban como las estrellas. Por un momento, tuve un espejismo en el cual la veía rebotando de felicidad en uno de los miles de parajes salvajes que vestían al continente africano. Pero pronto me sacó de mi humilde imaginación y me chasqueó los dedos para que bajara de mi nebulosa. Se puso en pie, se posicionó detrás de mí y acompañó un pequeño masaje en los hombros con un fugaz pero apasionado beso en los labios.
     -Voy a vestirme y saco las maletas –me comentó emocionada.
     Tras unos pocos segundos, hice lo mismo.


     Después de un recorrido en taxi hasta el aeropuerto donde mi bolsillo sufrió una posible estafa por parte de su conductor, llegamos por fin a la zona de facturación. Estrella o –mejor dicho- “Estre” que es así como la llamo yo, estaba como una niña pequeña a punto de abrir un regalo. Su piel relucía tras la caricia del sol y sus labios no podían estar más felices. Su emocionante estado hacía que mi nerviosismo interno se relajase. En ese mismo instante, se escuchó una voz femenina por los altavoces del aeropuerto comunicando que nuestro vuelo iba a comenzar su embarque. Nos pusimos detrás de un número notable de personas que iban en el mismo vuelo y, poco a poco, como ocurre con la colilla de un cigarro ansioso por hacerse cenizas, la cola de personas se consumió. Una vez dentro del avión, caminamos hasta casi al fondo del pasillo para sentarnos en nuestros asientos. Cerca de unos diez minutos después, el avión tomó vuelo. Unas cinco horas y media separaba al oeste de Europa del centro de África. Cuando ya estábamos surcando los cielos, miré a Estre y vi que sacaba de su bolso una libreta que ya le había visto antes.
     -¿No dijimos que este sería un viaje donde nos olvidaríamos del trabajo? –le pregunté.
Ella me miró con el cielo en sus ojos y me sonrió.
     -Sabes que para mí este viaje es parte de mi trabajo, Money. Y esta vez, nosotros seremos sus protagonistas. Creo en esto, creo en ti, siento que esta aventura me va a abrir las puertas a lo que tanto deseo –se defendió.
     No pude resistirme en apartarle un mechón que se le había caído hacia el hoyuelo de su bonita sonrisa.
     -Lo sé… -contesté derrotado una vez más por su ingenuidad-. ¿Y cómo vas a llamar a esta nueva novela?
Bajó un poco la mirada, observándome con un gesto casi adolescente.
     -Eso es uno de los mayores secretos de cualquier escritor, nunca lo decimos o lo decidimos hasta el final de nuestra hazaña.
     -¿Y no puedes darme una pista? Tengo que tener alguna ventaja a diferencia del resto de los mortales que te lean.
      Estre movió los hombros al convulsionar por una carcajada.
     -Cuando llegue su momento lo sabrás –me respondió a la misma vez que acariciaba sus labios con los míos. Luego sacó un bolígrafo, apartó con rapidez las primeras hojas de su cuaderno y empezó a escribir algo en ellas. Por más que quería saber qué estaba plasmando en esa hoja blanquecina como las nubes, el sueño me visitó gracias a una milagrosa pastilla que me ayudaba a perderle el miedo a lo que creía esperado…


     Escuché lo que parecía una alarma con un sonido catastrófico. Los zarandeos de mi mujer, así como los pocos efectos de la pastilla que había tomado, hicieron que poco a poco empezará a salir de ese dulce sueño oscuro en el que me había envuelto. Cuando abrí bien los ojos, temí lo peor. Los compartimentos donde los pasajeros guardaban sus pertnenecias estaban abiertos y todo rodaba por los suelos, las azafatas tenían los cinturones de seguridad estrictamente abrochados por temor a deslizarse por el pasillo, mi mujer me gritaba que despertara envuelta en un grito frío y yo aún intentaba ordenarlo todo para comprender qué era lo que estaba sucediendo. Al mirar hacia la ventanilla del avión, en pocas décimas de segundos, lo entendí. El avión caía en picado y sin poder despedirme, ni si quiera, sin dejarme una opción a pensar, los árboles de una selva frondosa se tragaron al avión. Mi mundo quedó oscuro, todo se quedó en silencio… salvo los latidos que le daban voz a mi afortunado corazón.

14 de septiembre de 2016

Las letras de un héroe



Esa voz que escuché una vez,
Vuelve a mí para jurarme serme fiel,
¿No habías desaparecido?
¿No te habías ido?
Vienes para abrirme el corazón,
Llenarlo de sucia decepción,
Dices que no soy tan fuerte,
Que sabes vencerme...
Qué te crees parásito sin fe,
Métete de nuevo en esa cueva,
Y no salgas mas,
Y si te acercas,
Si te atreves a retarme,
Te juro que vas a perder.

Soy más fuerte que lo que llaman esperanza,
Una lanza con balas,
Soy más fuerte de lo que puedas recordar,
El aire que mueve montañas sin llorar,
Arrodillate, escucha mi grito.
Escucha mi grito...

Vuelo libre como un Halcón,
Surco los cielos sin temor,
¿Y quién eres tú?
¿Quién te has creído tú?
Pero qué te crees parásito sin fe,
Te lo repito, no te quiero ver,
Rétame... vas a perder.

Soy más fuerte que tu destreza,
Más vivo que tu picardía,
El jaque de tu ignorancia,
El As de picas,
Que gana tus partidas,
La pluma que escribe,
Desaparece de mi vista.
Escucha mi grito...

¡No podrás!
¡No podrás!
¡No podrás!

Soy más fuerte que tu máscara de mentira,
Tus sucias palabras,
Tu ecuación de matemáticas,
Me siento libre al enterrarte,
Dejarte atrás para siempre,
Respirar sin complejos,
Poder susurrarte,
Te he vencido, miedo.

15 de julio de 2016

Fabricando sueños...

     ¡¡Hola soñadores!!

     Este post se ha creado para que vosotros (los grandes soñadores) seáis los protagonistas. En él podéis dejar todas las preguntas, dudas, comentarios, opiniones... sobre mí o el blog donde los sueños descansan.

     ¿Qué os gustaría saber de mí? ¿Tenéis alguna curiosidad sobre el blog? ¿Qué os gustaría que se creara en él?

 
     ¡¡Todo lo que se os ocurra podeís escribirlo en esta entrada!!


     Además durante las vacaciones seguiremos soñando en Facebook, Twitter e Instagram ¡¡No os perderéis nada del lugar donde los sueños descansan!!


     ¡¡Muchas gracias por todo vuestro cariño!! Feliz verano :D

     ¡¡A seguir soñando, soñadores!!

13 de julio de 2016

Cambiando de aires

¡¡Hola soñadores!!

Estos días han sido de un corre y corre, un no parar. Todo esto tiene su explicación y es que la vida me ha sorprendido o –tal vez– yo sea el que la ha cogido de sorpresa, pues a finales de este mes cojo rumbo a Madrid. Dejo mi paraíso, mi zona de confort, el lugar donde he crecido, a mi familia y a todas esas personas que tanto me han aportado durante estos veintisiete años para aventurarme en un nuevo camino que ya iba siendo hora que llamase a mi puerta. De momento tengo previsto estar un año en esa gran jungla de asfalto donde intentaré avanzar a nivel personal y profesional. Quiero seguir formándome, aprender de otras personas, conocer lugares nuevos y me encanta la sensación de que la vida o el destino me soprenda. Puede que sea una locura o, incluso, la locura sería no hacerlo nunca. Muchos de vosotros podéis entender qué es lo que me supone, pero creo que quién no arriesga no gana y quién no vuela muere de pena en su nido. Dicen que la vida da una única oportunidad o que cuando llega el tren y no montas en él, no regresa más... Para mí esto no tiene sentido porque creo que la vida es un abismo lleno de oportunidades y que los trenes al igual que marchan, regresan. Lo importante es buscar esa posibilidad o saber cuándo debes subir al tren. Puede que me equivoque, pero eso es lo más bonito de toda experiencia, ¿no creéis?. La magia de cualquier cambio que le quieras dar a tu vida se encuentra en lo desconocido. Sí, eso que da miedo, esa molesta incertidumbre. Voy a ser sincero, odio no saber qué es lo que va a ocurrir o no tener un  control de lo que pueda pasar. Sin embargo, me atrevo y cuando elijo una meta (por muy descabellada que sea) prefiero descubrir el "¡Vaya, no me lo esperaba!" que el "¿Qué habría pasado si...?".

Con tantos cambios y todo lo que va a suponer este proceso de adaptación, me veo obligado a no estar tan operativo en el blog –por lo menos– hasta que me estabilice. En este mes y medio (más o menos) el blog abrirá la entrada del Muro de los Sueños debido al éxito que tuvo el año pasado por estas mismas fechas. Las redes sociales seguirán activas, seguiré leyendo todo lo que me enviéis, seguiré contestando en la medida que me sea posible y seguiremos soñando sin parar. Esto no es un "Hasta pronto", ni un "Hasta luego", mucho menos un "Adiós"... Es simplemente un "¡¡Nos vemos después del verano, soñadores!!" :)

Y ya sabéis, El Muro de los Sueños está recién pintado de ese azul mágico que huele a sueños para que me preguntéis lo que queráis. Espero poder responder a la altura de vuestro ingenio... A veces, ni yo mismo me conozco tanto, también me gusta sorprenderme.

¡¡Un abrazo enorme y cargado de mucho buen rollo!!

Qué deciros que no sepáis ya,

Nunca dejéis de soñar, familia.