• La Noche de los Licántropos

        La luna parecía aún más llena que horas antes. Los llantos de los más desfavorecidos se escuchaban a lo lejos como si una cruel tortura estuviese azotando sus cuerpos. Damon apartaba con fugacidad las duras ramas de los árboles partidos. Un hambriento y furioso licántropo había dado la voz de alarma, el pueblo se encontraba sin su guardián. Por las marcas dibujadas en las frondosas cortezas de los gigantes árboles, el vecindario estaba siendo atacado por un manada de hombres - lobos.

        Justo cuando pensaba que aún quedaba mucho más camino por recorrer, Damon dejó atrás el bosque para introducirse entre las calles de su pueblo. El panorama era devastador. Las tierras se bañaban en sangre y los gritos de los habitantes eran desesperantes. Damon cruzó una de las esquinas de la estrecha calle, sacó su arco y disparó con rabia a uno de los feroces licántropos. Una insaciable flecha acertó con puntería en la cabeza de la bestia. Cuando cayó al suelo, se acercó al monstruo hechizado por la luna. Una mujer con su bebé lloraba estremecida por lo que estaba ocurriendo. Damon los llevó a un callejón y los puso a salvo. Sin vacilación, volvió al lugar donde estaba para seguir buscando a más presas. El grito de una niña le alertó y fue en busca de su llanto. Cuando la encontró, un fiero licántropo la tenía atrapada en una calle sin salida. Damon escuchó su fuerte aullido y sintió su aliento en la brisa de la noche, preparó su arco y apuntó con firmeza.
        -¡No! ¡No lo hagas! -la vampira se interpuso entre la flecha y el licántropo.
        -¡Qué estás haciendo! ¡Esa niña corre peligro! -gritó sin dejar de apuntar con su arma.
        -Por favor, es mi licántropo, deja que lo haga yo. No tienen porqué apagarse más vidas -le comentó, intentando ver una reacción en él. Sin embargo, no se inmutó. Tensó más aún la fina cuerda que acariciaba la flecha-.... Por favor
        -Esta bien, pero no dejaré de apuntarle. Y no tendré piedad si veo que lo único que quiere es matar a los míos -contestó muy serio.
        La vampira lo aceptó y se volteó. Se dirigió con sigilo hasta el licántropo, silbando una extraña melodía. Éste se volvió hacia ella y la escuchó con atención. Damon observaba todo sin descuidar su puntería. La vampira llegó finalmente hasta el hombre - lobo y con tranquilidad lo acarició. Como si un perro domesticado se tratase, este agachó las orejas y se tumbó. Ella le miró fijamente a los ojos y produjo una reacción en él. Alzó la cabeza hacia arriba y comenzó a aullar.
    En pocos segundos la población empezó a gritar.
        -¡Los lobos se marchan! -dijo un hombre que sujetaba un hacha.
        -¡Se van! -exclamó una mujer a lo lejos.
        La tranquilidad parecía haber llegado a las calles del pueblo, hasta que de pronto, una voz se escuchó detrás de Damon.
        -¡No! ¡Aquí hay otro!
        Damon se volteó y observó a un joven apuntar con una escopeta al licántropo que estaba entre las manos de la vampira. Los vecinos empezaron a acercarse con sus armas y no parecían guardar compasión ante cualquier circunstancia que se le planteasen. La vampira alzó la vista y se vio, en pocos segundos, rodeada por un pueblo furioso.
  • 7 comentarios:

    1. Creo que la vampira sabe más de lo que dicho,me gustará saber ¿como convencera al pueblo de no hacerle daño al licántropo a ella?

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. En el siguiente descubrirás muchos más misterios :) ¡¡Muchas gracias por la lectura!! Saludos

        Eliminar
    2. No sé cómo serán tus otros escritos, pero este es buenísimo en misterio. Había comenzado a leerlo por que me encanta la fantasía, y el tema de los vampiros y hombres lobo siempre me han gustado, pero he descubierto que la cualidad que más me gusta de ti como escritor es que manejas el suspense y la intriga a tu antojo.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡Muchas gracias! Siempre me ha gustado rodear de mucho misterio las historias que creo. Espero que siga llenándote de esa intriga y suspense la novela. Un saludo :)

        Eliminar
    3. Quiero saber el nombre de la vampira y, el porque hace eso con los licantropos.

      Besos

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Aún queda mucho por descubrir...

        ¡¡Feliz día!!

        ¡¡Muchas gracias por el comentario!! :)

        Saludos

        Eliminar
    4. Quede anonadada ,la forma que tienes de expresar el momento del suceso ,me impresionó ,porque me imaginaba las calles bañadas en sangre ,es como si estuviera parada enfrente en ese momento y rodeada de gritos ,corridas ,sentir el aullido de los licántropos cerca mio. ¡¡Increible soñador!!

      ResponderEliminar

    Con la tecnología de Blogger.