• Los Santuaris

    Siglo XI

        La lluvia consumía la tierra junto a una tempestad de truenos. La banda sonora de la naturaleza se abalanzaba inminente para advertir que pronto un gran acontecimiento iba a llevarse a cabo. Las campanas de la gran torre no dejaban de avistar un encuentro. Una gran ceremonia entre hombres y vampiros estaba dándose lugar en el palacio imperial de los Santuaris. El mayor eslabón de sangre vampira del mundo entero. Superiores de todos los reinos existentes, dentro de en un planeta que iba a cambiar el rumbo de la existencia.
        La sala de reuniones estaba plagada de personas importantes que controlaban la vida de aquellos que no lo eran tanto. En el ambiente se podía apreciar el distintivo olor de los humanos frente al de los vampiros. En uno de los sillones más acomodado, frente al altar donde presidía el esperado discurso, se hallaba sentada Lira, una vampira de ojos rojos y cabello azul. Lira era una de las vampiras más conocida en los reinos gobernantes. Su incalculable sed de poder y ambición por la superioridad, hacían de ella ser reconocida como la princesa de las almas. Muchos que se enfrentaban a su orgullo suplicaban que les diese una oportunidad en sus vidas, pero Lira no tenía un corazón bondadoso. El jefe supremo de los vampiros Montry se acercó al altar y puso comienzo a su discurso.
        -Señoras y caballeros, como ya sabéis, nos hemos reunido con la intención de crear un tratado para poner orden en las matanzas producidas a incontables licántropos -Montry echó la vista atrás para menguar una sonrisa a su apreciada hija y, sin producir cavilaciones, volvió su mirada a todos los presentes-. En estos últimos siglos hemos devastado, con y sin una explicación, a millones de hombres lobos en todo el planeta. Mis antepasados siempre creyeron que, en el mundo en cual vivimos, la paz era una palabra inventada por aquellos que en realidad sólo querían llegar a gobernar. En cambio, creo firmemente que todo propósito puede llegar a existir si todos nos planteamos ayudarnos y no destruirnos. Amigos míos, esta noche puede ser el momento en que la historia entre licántropos, humanos y vampiros cambie. 
        -Eso es imposible -Lira interrumpió a Montry en su alegato. Se levantó de su asiento y con sus ojos rojos desafiantes se dirigió a los asistentes.
        -Lira, ahora no es momento de que intervengas, nadie te ha dado la palabra. No eches a perder la sangre de la que procedes -comentó Montry, ofendido por su actuación.
        -¿Que yo ofendo a mi sangre? Déjame aclarar una cosa -se puso frente a todos los oyentes y adquirió toda la atención-. El mundo como lo conocemos hoy, es sólo una muestra de lo que será mañana. Gracias a que tenemos a esos sucios perros controlados, nuestra existencia es mucho más próspera y vivimos con una mayor seguridad -el público empezó a murmurar-. Señores y señoras, qué es lo que preferís, un lugar donde poder soñar con un mañana sin miedos, sin ataques, sin temor a ser esclavos del terror o, por el contrario, obtener un mundo en el que las igualdades con esas bestias nos provoquen más desgracias.
        Los presentes comenzaron a valorar la situación que la maléfica vampira estaba poniendo en duda. Motry escuchaba el alboroto e intentaba poner calma. Nadie hacia caso a su autoridad. Lira le miró, mostrando en su rostro pálido una angelical sonrisa, dejando entrever toda su maldad.
        -¡Ya está bien! -exclamó una joven que se situaba detrás del altar del jefe supremo-. Lira no sabe lo que dice.
        -¡Míara! No te metas en esto -comentó Motry con gesto afectado.
        -No te preocupes, Papá. Debo decir algo muy importante -le respondió, otorgándole una dulce caricia en sus mofletes.
  • 3 comentarios:

    1. Bonito nombre escogido Lira, me va gustando cada vez más...*«««Keila»»»

      ResponderEliminar
    2. Hola. Hace tiempo que no me paso por aquí. Hoy quise seguir tu historia. Aunque no deje comentario en los dos o tres últimos capítulos, sí los leí.
      De éste decir que me encantó el salto al pasado. Me gustan más las historias de esa época. Además, conocimos más sobre Miara.
      Saludos. Comparto en Google+.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias por tu comentario, Jose Baena!! No te preocupes, el blog de los sueños siempre está disponible para todos los soñadores. Espero que la historia te siga envolviendo con toda su magia y fantasía... ¡¡Aún queda mucho por descubrir!! ¡¡Que tengas una feliz tarde!! Saludos :)

        Eliminar

    Con la tecnología de Blogger.