• El Origen...

         Un impresionante pasillo lleno de enormes estanterías cargadas de libros se extendía ante sus ojos. Todos parecían extremadamente nuevos y sus solapas se adornaban de colores vacíos en emociones. Se acercó a uno de ellos y le pareció curioso que en sus páginas no hubiese nada escrito. Cogió otro y sucedió exactamente lo mismo. Pasó cada una de sus hojas con bastante rapidez, pero ni una gota de tinta se escurrió entre su sed de conocimiento. El llanto de la desesperación se envenenó alocado con cada paso de página. Tal vez su propia mente le esté ocultando algo que ni él mismo debería conocer o simplemente se trataba de una nueva aventura que ni su corazón sabía que palabras podrían bañar su piel blanquecina. Fuese lo que fuese, Damon moría de angustia ante el desconocimiento. Irritado por la falta de información existente se volvió hacia Míara preocupado.
         -¿Qué es lo que sucede? ¿Por qué no hay nada escrito en estos libros?
         -No son simples libros, Damon. Lo que tienes frente a ti es toda tu vida –indicó la vampira.
         -¿Y qué ha pasado con ella? ¿Ha desaparecido? –preguntó nervioso.
         -No, aún no se ha escrito. Estamos en tu futuro y lógicamente no sabes qué es lo que va a suceder en él –le cogió una de sus manos con inquieta delicadeza para tranquilizarle-. Ven, te voy a enseñar dónde está la respuesta a tu miedo –sonrió y le soltó la mano, avanzando por un estrecho pasillo.

         Damon le miró y se hizo una pregunta sorda de a dónde se dirigía. Un infinito de hileras de muchos más libro se extendía ante cada paso. La curiosidad imparable de su ser capturó toda su atención en las nuevas obras que iba dejando de lado. No pudo seguir saltándose más ejemplares sin tener un juicio exacto de lo que hablaban sus páginas. Dejó que la vampira siguiese el camino y se acercó a otro libro. La estantería tenía tanto polvo que Damon adivinó que debía haber pasado siglos desde la última vez que la limpiaron. Entre varios libros tumbados a la espera de ser colocados, había uno que llamó toda su atención. Su color púrpura oscura bordado de terciopelo grumoso denotó una gran diferencia sobre los demás. Tenía mucho polvo por lo que Damon irradió un soplo de esperanza sobre él, arrastrando todo el peso del abandono. No tenía título alguno. Lo abrió y una sonrisa afloró de su boca. Esté sí que estaba escrito. Empezó a leer su contenido y su sonrisa siguió viva con cada una de sus palabras. Sin duda se había acercado a un bonito recuerdo que parecía haberse olvidado por un instante. Con el paso de las hojas supo perfectamente el motivo de su omisión. De un momento a otro, toda diversión se vio frustrada por la absoluta oscuridad. Cerró el libro angustiado y se asustó al sentir unas manos frías tocar su hombro. Míara le hizo una seña para que la siguiese. Esta vez, así lo hizo, sin curiosear entre las estanterías de su pasado, pues no quería quedarse aislado en su mente para siempre sin saber cómo avanzar. Siguió los pasos de la vampira hasta llegar a una extravagante puerta de madera. Damon pudo sentir la humedad de su madera. Un olor vecino despertó todas sus alarmas.
         -¿Qué es esto?
         -Parece que has creado una inmensa coraza en el origen de tu pasado, Damon –comentó atónita-. Esta puerta sólo puede ser traspasada por ti y estoy más que segura que tras ella se encuentran muchas de tus respuestas.
         -¿Y si te estás equivocando? ¿Qué sucederá si abro esta puerta y no encuentro nada?
         -Eso no va a suceder… Sólo que a veces nuestra alma prefiere dejar atrás aquello que más nos atormenta, sin preguntarnos si verdaderamente no nos va a ser útil algún día –expuso, añadiendo ciertos tonos filosóficos en sus palabras.
         Damon aspiró una gran cantidad de aire para que le ayudase a dar un paso bastante importante para él. No tenía ni la más mínima idea de lo que se iba a encontrar al otro lado, pero lo que sí sabía es que no iba a ser algo bueno. Si su mente había sido capaz de poner ciertos recuerdos bajo custodia, simplemente significaba que ninguno de ellos debía ser tan compasivo como para dejarle escapar. A pesar de toda su reflexión en el lugar menos esperado donde llevarse a cabo, decidió estirar su brazo y abrir su mano. Acercó con cuidado sus dedos al llamador, agarrándolo con mucha fuerza. No dudó en temblar antes de girar el pomo. Ordenó su mandato y en el último impulso para descubrir lo inexplorado, Damon se tapó con fuerza sus oídos y cerró los ojos. Un gritó ahogado en rebeldía y soledad se escuchó despavorido detrás de la puerta. Su furia estaba a punto de reventar sus tímpanos y el suelo creado por su mente fue el refugio de su locura. Empezó a desquebrajarse a una velocidad inminente dando poco tiempo a la reacción.
         -¡Míara! ¡Sácame de aquí! –exclamó envuelto en un llanto de dolor.
         La vampira se acercó a él, le arropó con sus brazos y sus ojos se volvieron sangre. Luego promulgó unas palabras en un idioma desconocido y desaparecieron arrastrados por el viento.

         Damon abrió los ojos y pudo ver que estaba de vuelta, sentado en el mismo banco que le vio marchar hacia su mente. A su lado estaba Míara acariciándole con ternura la espalda. Se miraron y hubo un silencio incapaz de ser roto por nada.
         -¿A quién pertenece ese grito, Damon? –quiso saber el origen de su malestar la vampira.
         Damon se levantó, miró el pasillo que le vio venir y marchó tras sus pasos envuelto en una furia.
         -¡Damon! –gritó Míara desconcertada ante su respuesta.
  • 4 comentarios:

    1. Muy sugerente la historia pero también da que pensar.
      Volveré en otro momento... aunque no sé cuándo.
      Besos.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias por tu comentario Puramenteinfiel!! Espero que vuelvas pronto :)
        ¡¡Feliz día!! ¡¡Saludos!!

        Eliminar
    2. ¡Magnífico de nuevo Tomás! ¿para cuando la continuación?
      ¡Abrazos!

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias Hammer Pain!! En breve vendrá el siguiente capítulo de "Los 7 Reinos de la Oscuridad", atento al blog ;)
        ¡¡Saludos!! ¡¡Feliz día soñador!!

        Eliminar

    Con la tecnología de Blogger.