• ¿Qué me dices si te invito a la luna? Parte II

       

         -¿Puedo sentarme? –le pregunté mostrando una sonrisa.
         Ella me ignoró, pero me facilitó un gesto en el que se podía interpretar que si quería sentarme que lo hiciera, y eso hice.
         -Tocas muy bien el violín… ¿Quién te ha enseñado?
         Me miró e hizo un esfuerzo nulo por sonreír.
         -Mis antepasados… -dijo al fin.
         -¿Tus antepasados? –quise soltar una carcajada, pero me contuve. Tuve la extraña sensación de que esa hermosa muchacha no era de este mundo. Su mirada era la propia de una diosa y su piel brillaba al ser acariciada por la brisa marina-. Me gustaría saber más sobre ti… ¿Cómo te llamas? –después de observarla con atención quise disimular.
         -No tengo nombre.
         Su respuesta me dejó sin palabras. Todos tenemos un nombre, incluso la más bella de las diosas.
         -Eso es imposible. Entiendo que estés incómoda, seguro que he sido muy directo –la miré y bajé la vista vergonzoso-. Lo siento.
         -No te disculpes –dijo. Me acarició la mejilla y levantó mi mentón hasta acabar de nuevo sumergido en su mirada-. ¿De verdad que quieres saber sobre mí?
         Sonreí y arrugué un poco la frente.
         -Claro, ¿tan extraño es?
         -En este mundo… Bueno… -puso sus ojos en blanco por un momento y siguió-… No suelen acercarse a mí y, mucho menos, darme conversación. Las personas creen que soy rara.
         Por un segundo me sentí culpable porque a mí también me había dado la misma sensación. No parecía estar en su lugar preferido del mundo.
         -Eso sucede mucho. Las personas sólo ven a quien quieren ver. No se preocupan en ir más allá –le volví a sonreír y creo que me devolvió algo parecido a una sonrisa-. Dime, mujer sin nombre, pareces muy joven… ¿Cuántos años tienes?
         Me miró y empezó a reírse. La acompañé en su carcajada aunque no entendía muy bien si dije algo que fuese tan gracioso.
         -No me vas a creer si te respondo –me contestó cuando pudo coger un poco de aire.
         -No creo que sea tan grave, seguro que te supero. Más que mis cuarenta años es imposible.
         -Dos mil quinientos cuarenta y seis años –respondió, dejándome totalmente helado y mudo.
         Quise no creerle así que, esta vez, fui yo quien empezó a reírse sin desconsuelo.
         -Sabía que no me creerías –sus ojos cambiaron y se pusieron tristes. Entonces, me di cuenta de que algo no estaba marchando bien.
         -Lo siento. Sí que te creo –me disculpé por mi mala educación-. Pero no siempre escucho cosas así…
         De pronto, el cielo se oscureció gracias a la entrada de unas nubes grises, tenebrosas. Tapó al sol y tras ellas se pudo ver el reflejo de la luna. Miré a la joven y me sorprendí al ver su piel. Los lunares que la decoraban se encendieron, parecían pequeños diamantes dibujados sobre su tez morena. Mis ojos se iluminaron al paso de su resplandor. Posé la mirada en la de ella y alzó su mano para señalarme el cielo. Seguí el bonito brillo de sus dedos que me llevaron hasta la luna plateada. Volví a caer en sus ojos y me quedé sumergido en ellos. En pocos segundos el día volvió a abrirse y el sol iluminó la playa de nuevo.
         -¿Qué… Qué ha sucedido? –le pregunté desconcertado.
  • 18 comentarios:

    1. Hola , entre con tú permiso y leí tu relato , espero que cuentes de donde venía esa interesante damisela que tan joven con sus dos mil quinientos años jjj , adelante con tu escrito y espero que tengas mucha suerte saludos

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias por tu comentario, Campirela!! El misterio puede que esté oculto en algún rincón de la luna :D

        Me alegra saber que has disfrutado con este relato enamoradizo, soñadora.

        ¡¡Que tengas un gran día de sueños!!

        Saludos y abrazos :)

        Eliminar
    2. Excelente segunda parte, ansiosa por mas

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias por tu comentario, Patricia!! Que tengas un feliz día, soñadora

        ¡¡Atenta al blog donde los sueños descansan!! Esperan sorpresas :)

        ¡¡Saludos y un fuerte abrazo!! :D

        Eliminar
    3. No s justo :) :) q intriiiiga .... q pasa despues ???????? :)

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Más adelante se sabrá, soñadora :D

        ¡¡Muchas gracias por el comentario, Dianita!!

        Saludos y feliz día :)

        Eliminar
    4. Interesante relato, amigo, gracias por compartir.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias a ti Elsy por comentar!! :)

        Que tengas un feliz y genial día, soñadora.

        Saludos y abrazos :D

        Eliminar
    5. Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias por tu comentario, Francisca!! Atenta al blog donde los sueños descansan que aún quedan muchas más sorpresas que seguro te encantarán, soñadora :)

        ¡¡Que tenga sun gran día!!

        Saludos :D

        Eliminar
    6. Respuestas
      1. ¡¡Sí, es lo mejor que podemos hacer!! Y sobre todo, cumplirlos :D

        ¡¡Muchas gracias por el comentario, Lucho D!!

        Saludos y feliz día, soñador :)

        Eliminar
    7. Respuestas
      1. Aún puedes leer la segunda parte de este relato, Cristina :)

        ¡¡Espero que te hayas enamorado de los sueños, soñadora!!

        Saludos y un abrazo :D

        Eliminar
    8. Qué mas te puedo decir, si ya te han elogiado! Bellísimo el relato, muy inspirador.y me quedé en suspenso! Esperaré la tercera parte.
      Hay que seguir soñando...

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias por tus palabras, Lucila!!

        Aún quedan más sorpresas, así que atenta soñadora :)

        Feliz día de ensueño y un abrazo fuerte :D

        Eliminar
    9. ¡¡Oh !! Tómas este segundo relato ,hace que me enamore más de la luna y del amor puro ,me he quedado con hambre de leer más ,me ha envuelto en la magia del amor

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias por tu comentario, soñadora!!

        En la luna se vive el amor de otro forma parece :)

        Atenta porque en el blog donde los sueños descansan siempre hay sorpresas :D

        ¡¡Feliz día y a soñar!!

        Eliminar

    Con la tecnología de Blogger.