¿A qué huelen...?



     Mis sueños huelen a aire fresco. Sí, a esa dulce fragancia que sólo el aire te puede regalar. Va volando más allá de donde uno se puede imaginar.

     A veces, por culpa de tantos revuelos, llegas a pensar que ese aire se evaporará junto al calor de un rayo de sol, gasta que te das cuenta de que cuanto más alto vuelas, más difícil es cortar tus alas.

     Respiro profundamente y sigo percibiendo el olor de su perfume. Siempre eterno... siempre conmigo.

     ¿A qué huelen vuestros sueños, soñadores?

     ¡¡Un abrazo fuerte y a seguir soñando!!


Reacciones: