Caminando entre ilusiones

     No existe palabra más perfecta que la ilusión. Ella es la que nos ayuda a que todos los días de nuestras vidas, nos levantemos con ganas de conocer un despertar mejor. Nos ofrece un sinfín de oportunidades y a ver la vida desde otras perspectivas más positivas e innovadoras. Creo fielmente, que todas las personas comparten la idea de que cuando soñamos con ilusión sobre un hecho, nos proponemos a luchar más cada día para conseguirlo. Si nunca hay que perder la esperanza, la ilusión jamás debemos dejarla marchar. Con ella crecemos, luchamos y nos convertimos en mejores personas. 

      Hay que tener claro que por muchas cosas que sucedan, hechos que nos impresionen o pérdidas que nos hundan. Nunca hay que rendirse a ser feliz y a combatir por aquello que tanto se ansia, porque el todo, en algún momento, se puede lograr. Quien no lucha, nunca conseguirá ser campeón. Y toda ilusión se alimenta de esa batalla diaria llamada vida. 

     Puede que el mundo esté cambiando, siga haciéndolo o ya haya dejado de hacerlo. Pero toda permuta conlleva un hecho. No se puede pedir una mejor situación si no te arriesgas a ser el primero en valorar un cambio, en crear una ilusión que ayude a que otros profesen las suyas. El espíritu del ilusionado convence a fundar un nuevo camino. Ese camino que se quiere elegir para ser feliz. No importa cuánto cueste ni lo mucho que te esfuerces, lo importante es que has elegido dar el paso. Todo esfuerzo nos hace genios. 

    Sin duda, si vida sólo hay una ¿Por qué no aprovecharla haciendo lo que verdaderamente nos gusta? Aquello que realmente nos ilusiona y nos proporciona felicidad. Cada persona es dueña de sí misma y por lo tanto es la única que decide qué libro diario quiere escribir. La mejor hazaña es la hecha con las ilusiones. Aunque el camino para alcanzar ese sueño sea difícil y no se pueda subir a un primer tren, éstos están continuamente pasando. Hay que esforzarse en entender que no existe el límite cuando queda tanto tesoro por descubrir. Atrévete a luchar por tus ilusiones, a construir tu propio sueño y a vivir entre tus deseos.


*Imagen del pintor Rob Gonsalves                
Reacciones: