• Corazón Scorpio, Parte I




    Puedo escucharte. Sé que entre la brisa que vaina los árboles está tu mirada. Ahora me tienes aquí. Dime a qué hemos venido. Quiero saber qué es lo que quieres de mí. Cada día cuando despierto antes del alba intento pensar en la última vez que te vi; en aquella calle, cerca de la parada de autobuses que siempre visito. No te voy a mentir, lo primero que sentí al contemplar tus ojos grises fue un remolino plagado de escalofrío. En ese mismo momento entendí que algo en mí habías despertado, así como deduje que algo en ti también había visto un bonito amanecer. Tras unos segundos, me quitaste la mirada, sonreíste y volviste a mirarme. Entonces, fue cuando pude observarte bien: tu piel era blanca y pura, pero no como las demás… Era diferente. Su color parecía dotar de vida a quien te rodeaba, llenando de una emoción extraña el alma que llevamos dentro. Tu pelo cenizo como el lloro de una tempestad desprendía un olor fuera de toda normalidad. Y fue entonces, cuando llegó el autobús que tanto anhelabas que apareciese. También era el mío, sin embargo, me quedé paralizada, hipnotizada al verte subir uno a uno sus escalones. Al llegar al último de ellos, te volviste para mirarme. El frío recorrió mi piel nuevamente y mi corazón se revolucionó. Y me di cuenta, tu alma era diferente a la mía, a la de los demás. Se cerraron las puertas -y yo aún congelada- vi como te marchabas. Tras unos minutos intensos y, expulsando la niebla que dibujaba mi aliento, decidí correr tras él. No sabía por qué lo hacía, ni siquiera entendía cuáles eran mis intenciones, pero una mirada me bastó para volverme loca. Mis piernas empezaron a cansarse y pronto perdí el rumbo de tu viaje. Me quedé desolada aunque sin perder la esperanza. Sabía que algún día te iba a volver a encontrar. En una tarde de invierno, fría y con la nieve vistiendo los tejados de las casas de mi pequeño pueblo, te volví a ver. Al saber que habías sido descubierto, corriste a una velocidad inhumana hacia el bosque. Te perseguí hasta que te perdí la pista. Me aventuré entre los árboles donde se camuflan aquellos que huyen de su destino, y mirando hacia la nada te estoy buscando. Cuento mi historia en voz alta para que puedas escucharme, para que puedas entender que no tienes por qué tener miedo. Yo no te tengo miedo… Quiero saber de ti. Deseo conocerte, al igual, que tú deseas conocerme. He perdido mil batallas en cada paso que me ha brindado el tiempo, pero nunca he perdido el volver a intentarlo. Eso nadie me lo puede arrebatar. Sé que estás cerca, puedo escucharte…
         -¿Cuánto de cerca? –dijo un chico de piel blanca, ojos grises y pelo revuelto a su espalda.
         Lorem se volvió asustada y respirando algo alterada. En su interior estaba muerta de miedo. El chico se le acercó para mirarla con más atención.
         -Puedo sentir el miedo de los demás, ¿qué es lo que te asusta?
         -Nada... –contestó casi a susurros.
         -¿Por qué me persigues?
         La muchacha se quedó paralizada al escuchar la pregunta.
         -Nunca te he perseguido. Llevo tiempo notando que, desde el primer momento que nos vimos hasta ahora, has estado vigilándome. Como si quisieras confesarme algo, como si nos conociéramos en una vida pasada.
         El joven soltó una carcajada sin quitarle la mirada ni un solo segundo.
         -¿Cómo te llamas? –quiso saber ella.
         -No tengo nombre –respondió. La apartó y empezó a caminar hacia las profundidades del bosque.
         Lorem fue tras sus pasos sin saber realmente qué era lo que estaba haciendo.
         -¿Por qué siempre haces lo mismo?
         Él se paró en seco, se volteó y arrugó la frente, no tenía ni la más remota idea de a qué se refería.
         -¿Por qué huyes? ¿Qué es lo que te sucede?
         El joven se acercó a ella con expresión seria y desconfiada. Se puso tan cerca que Lorem pudo sentir el humo de su respiración. Ella le miró y mientras tragaba saliva se atrevió a desafiarle.
         -Acaso… ¿Me tienes miedo?
         El chico cerró su puño con mucha fuerza, pegó un grito y se abalanzó hacia un árbol. Le dio con tanta fuerza que este cayó quejándose con un tormentoso rugido. Lorem se tapó la boca con las manos, expectante de lo que estaba sucediendo.
         -¿Lo ves ahora? Soy un monstruo. No te acerques a mí, no quiero hacerte daño –le confesó con los ojos llorosos y temblando como si de un niño pequeño se tratase.
         Lorem no podía negar que estaba asustada, pero era muy consciente de que no veía lo mismo que él.
         -No… -dijo sin más.
         Él la miró, giró un poco la cabeza hacia un lado, con los labios temblorosos  y con una lágrima cayendo por su mejilla.
         -No eres un monstruo. Quien diga eso de ti es que no te conoce.
         -Tú no me conoces –le soltó arrugando la nariz, muerto por dentro.
         -Tus ojos no mienten, lo dicen todo. No eres un monstruo.
         El joven más calmado levantó su mano y la acercó hasta los mofletes de ella. Fue, entonces, el primer momento después de muchos miles de años cuando sintió lo que muchos llamaban cosquillas en el estómago. Bajó su mano y aceptó en su interior que estaba lleno de miedo.
         -Tengo que enseñarte algo –le dijo tocando su muñeca-. ¿Confías en mí?
         Lorem movió la cabeza sin poder soltar ni una palabra más.

    http://www.hechosdesuenos.com/2016/01/corazon-scorpio-parte-ii.html
  • 18 comentarios:

    1. Me emociona este relato lleno de intriga.anhelo, esperanza,cuando el corazón empieza a golpear con fuerza es señal de que algo bueno está por suceder y se que Lorem con ese cosquilleo en su estómago que es señal de amor verdadero no lo perderá a ese amor encontrado

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias soñadora!!

        Si cliqueas en donde pone "Sigue Leyendo" podrás descubrir muchos más misterios de esta historia que pica como un escorpión ;)

        Espero que la disfrutes :D

        Un abrazo fuerte y a soñar.

        Eliminar
    2. Me parece muy bonito, siempre el amor. Me encanta. Un abrazo.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias soñadora!!

        Al finalizar esta parte del relato tienes la posibilidad de ir al siguiente. Espero que sueñes y lo disfrutes :)

        ¡¡Un abrazo fuerte y feliz día!! :D

        Eliminar
    3. Esperando la segunda parte con impaciencia ¿Qué esconden esos onos grises que ni él mismo parece conocer?

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Al final de este post, donde pone "Sigue leyendo", puedes llegar a su continuación :)

        Espero que lo disfrutes mucho, soñadora.

        ¡¡Muchas gracias por tu comentario!!

        Un abrazo y a disfrutrar de los sueños :D

        Eliminar
    4. Hermoso relato,completamente atrapada!!!

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias soñadora!!

        Espero que sigas así de atrapada con las siguientes partes, el misterio y el amor están asegurados :)

        Un abrazo y feliz día :D

        Eliminar
    5. Bonito relato de amor. El chico muestra inseguridad, habrá que esperar a la continuación para saber cual es el motivo.

      ¡Un saludo!

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias, soñador!!

        Al final del post tienes el enlace que te lleva a la siguiente parte :)

        Ya me contarás qué te ha parecido.

        Feliz día y saludos :D

        Eliminar
    6. Mmmm!, deja impaciente esperando la siguiente parte...

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias soñadora!!

        Ya puedes ver la segunda parte cliqueando al final de este post donde pone "Sigue leyendo".

        Espero que lo disfrutes mucho :D

        Un abrazo y feliz día.

        Eliminar
    7. Para cuando el segunda parte? Me encantó!!!!

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. En el final de esta lectura tienes un botón que pone "Sigue leyendo" que te llevará a la segunda parte y así sucesivamente, soñadora ;)

        ¡¡Un abrazo y espero que lo pases bien con este relato hecho de sueños!! :D

        Eliminar
    8. Me encanta , y mucho, guapo soñador. Ya quiero saber más...

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias soñadora!!

        Ya puedes encontrar las partes siguientes, cliqueando al final de este post donde pone "Sigue leyendo" :)

        ¡¡Un abrazo y a soñar!! :D

        Eliminar
    9. Que emocionada me has dejado...Ansío la segunda parte

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias soñadora!!

        Tienes la siguiente parte cuando cliqueas, al final de este post, el enlace que se titula: "Sigue leyendo".

        Espero que disfrutes de esta historia :D

        Un abrazo y feliz día.

        Eliminar

    Con la tecnología de Blogger.