• Corazón Scorpio, Parte III




         La joven fascinada no quiso perderse cada rincón de ese mundo subterráneo. Una ciudad al borde del Renacimiento, pintoresca y simulando al arte antiguo que una vez leyó en su tercer año de instituto. Destacaba una vegetación oculta entre las gigantescas cascadas que brotaban de las paredes de hierro y piedra salvaje. Una enorme fuente de cristal, esférica y con una luz especial dirigía la circulación de los diferentes caminos que partían desde ella. Lorem se acercó, bajo las atentas miradas de una población que por un momento sintieron desconfianza por la nueva aparición. Un cuerpo musculoso, casi varonil, pero con curvas, frenó sus pasos. Se miraron sin gesticular ni una sola palabra hasta que la guerrera -sin pelos en la lengua- decidió que era el momento de calmar su silencio.
         -¡Sat! ¿A quién has traído? –dijo mirando con mucha agresividad al chico.
         A Lorem el alma se le encogió y un sinfín de mariposas revolotearon como dueñas de su espíritu por todo su estómago. Era la primera vez que escuchaba su nombre y, por fin, podría dirigirse a él sin temor alguno a meter la pata.
         -Es una amiga… -contestó él.
         -¿A quién pretendes engañar? Sabes que no puedes mentirnos. Esta no es como nosotros.
         Lorem quiso defenderse, pero prefirió morderse la lengua. No le estaba gustando la actitud déspota con la que se estaba dirigiendo a ella.
         -Tiene nombre, Éskara, y no voy a consentir que malinterpretes mis intenciones –expuso desafiante y alzando la voz.
         La población Scorpio, ante la inesperada sorpresa, se iban acercando curiosos por la nueva invitada. La miraban con desconfianza, aunque a la misma vez, tenían sed de conocerla.
         -Quiero que sepáis que si he traído a Lorem es porque tiene algo… Una fuerza interior que nos puede ayudar y beneficiar. Lo admito no es como nosotros, pero eso no significa que no pueda convivir con nosotros.
         Ante las palabras del chico, toda la civilización se puso a murmurar y alzaron miradas recelosas. Nadie estaba muy seguro de si era buena opción tenerla bajo sus tierras protegidas por el gran y protector escorpión. Lorem se estremeció al no saber realmente qué era lo que estaba sucediendo. Sin pensarlo ni un segundo, le cogió la mano a Sat y se la apretó, de tal forma, que él pudo escuchar los latidos descontrolados de su corazón.
         -No te preocupes, no va a ocurrirte nada malo –le intentó calmar mirándola fijamente a los ojos.
         -¿Qué es lo que dicen? ¿Por qué me miran así?
         Éskara sonreía victoriosa al ver ante sí que lo que intuía no era simplemente imaginaciones suyas. Sat soltó un momento la mano de Lorem y se acercó a la guerrera.
         -¡Éskara lo he visto! Sé que tú también puedes verlo… Y aún no sabe lo poderosa que puede llegar a ser –comentó con la furia de la disturba a merced de sus labios.
         -Yo no puedo verla, Sat –le contestó casi a susurros. Volvió su mirada a la figura de la chica y luego le miró-. Puede meterse dentro de mí, lo noto. Le daremos una única oportunidad… Pero tendrá que pasar por él.
         -¿Por él? –arrugó la frente y se llenó de una rabia candente a la tentación de su despotismo -. Ya está lo suficientemente asustada cómo para llevarla a él.
         -Si queremos saber si tiene eso que tú le llamas poder, es la única solución que le veo. La gente está hablando. El pueblo no se fía… O nos lo demuestra, o se larga –dijo con mucha frialdad.
         Sat giró su cabeza y contempló a su bella compañera. Tenía las manos estiradas hacia sus pies, unidas y sus ojos se perdían en cada rincón del lugar. El joven sonrió al darse cuenta que –a pesar de tener a una población entera hablando sobre su origen y atacándola sin apenas conocerla- ella vivía en un mundo ajeno al que le rodeaba. Parecía inmersa en su bonita imaginación… Entre sus ilimitados sueños. Fue hacia ella y le cogió la mano. Se la levantó, enredando sus dedos con los de ella y gritó bien alto su veredicto.
          -Esta noche Lorem se preparará para recibir a Scorpio y, por fin, podréis ver que lo que he dicho es cierto.
          Las personas que escucharon sus palabras siguieron murmurando y algunas se tapaban la boca con una expresión desconcertante. Sin embargo, después de unos pocos minutos de diálogos a la sombra, toda la civilización subió sus brazos y cerraron sus puños, mostrando su aprobación a lo que acababa de decir el joven. Lorem le miró con ojos transparentes y sin casi palabras, sólo capaz de pronunciar lo que tanto deseba saber.
          -¿Qué me va a ocurrir, Sat?
          -No te preocupes porque no permitiré que te pase nada malo –respondió con un brillo parecido al de una estrella naciente.

          Sat la llevó a la cueva en la que él vivía. Lorem quedó hechizada cuando traspasó la puerta de piedra húmeda y descubrió ese lugar armónico. Una decoración artística en cada rincón era ya algo de imaginar. Además, contaba con un enorme agujero, desterrado en el suelo, con forma redondeada, que servía agua limpia y pura. Tenía muchos lienzos colgados de las paredes, seguro que pintados por un virtuoso mago, sabio al elegir los colores que representan el alma. Y una fresca y perfecta cama, hechas por cuerdas, que colgaba del techo, anclados por los lados. Era como si una mariposa hubiese dejado libre su caparazón protector y alguien la utilizase para resguardarse de su exterior.
          -Vaya… Es increíble –Lorem tenía dibujada una sonrisa de par en par en sus labios.
          -Así es cómo vivimos aquí. De vez en cuando salimos al exterior para recoger suministros y cosas que nos hacen falta –le explicó.
          -¿Y nunca os movéis de aquí? ¿No tenéis la necesidad de experimentar sensaciones nuevas? Lugares diferentes –curioseó por un instante.
          -Por supuesto que sí. Cuando vemos que algo no está saliendo como queremos, nos movemos… Vamos más allá hasta encontrar el lugar donde realmente queremos estar.
          -¿Y cuándo lo encuentras?
          -Nadie nos puede mover de él… -comentó arropado bajo el calor de sus ojos -. Ven, te voy a enseñar algo –estiró su mano para que la cogiese.
          Lorem no pudo resistirse en dejarse llevar a pesar de no estar del todo segura si era un acierto o un error. No obstante, su corazón acaparaba a todos sus pensamientos. La llevó hasta ese extraño agujero, no muy profundo, lleno de agua. Hizo que se acercara y mirara en él.
          -Dime si ves algo –Sat tenía unas ganas locas de saber sobre su misterio.
          Lorem observó con atención pero no fue capaz de ver nada.
          -Toca el agua.
          La joven le miró y luego volvió su mirada a esa agua transparente y pura.
          -¿Por qué no te atreves? ¿Tienes miedo?
          -No, pero sí respeto. ¿Y si me absorbe? ¿Si me traga y me lleva a otro lugar? No sé... Las cosas hay que pensarlas – se explicó ella.
          Sat soltó una carcajada y casi unas lágrimas de sus ojos brotaron. Era la primera vez -en muchos años- que reía y era una sensación incapaz de superar por nada en un momento así.
          -Tienes una imaginación infinita –expuso sin cerrar su sonrisa emocionada-. Sólo es agua, te prometo que no te hará daño. Confía en mí.
          Lorem lo pensó por unos segundos, arrugó un poco la frente, miró fijamente al agua y llevó su mano hacia ella. Cuando la tocó, sus ojos se iluminaron y un océano de sensaciones se dispararon en su interior. La piel de sus dedos se alisó y, de pronto, se fortaleció, escamándose poderosamente. Pegó un grito, quitó la mano y se alejó asustada. Se miró los dedos, muerta de miedo. Habían vuelto a su origen natural.
          -¿Qué te ha pasado? –preguntó confuso, Sat.
          -¿No lo has visto?
          -¿Qué has visto, Lorem?
          La chica cogió aire y se intentó tranquilizar.
          -Cálmate –Sat la agarró por los hombros para que se aliviase y supiese que no estaba sola.
          Lorem le abrazó con mucha fuerza.
          -Por favor, ayúdame… -le dijo soltando una lágrima de impotencia. Buscó su mirada.- Hay algo que debes saber de mí.


    http://www.hechosdesuenos.com/2016/02/corazon-scorpio-parte-iv.html
  • 10 comentarios:

    1. Un lugar mágico donde te adentras a soñar cada vez más, me encanta y cuanta más me intriga mas me gusta,porque deja volar mi imaginación Sat tiene secretos pero Lorem con su corazón puro lo solucionara

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Todo tiene un sentido, aunque pueda sorprendernos :)

        Ya está la continuación en el blog, soñadora. Espero que lo disfrutes :D

        Feliz día y a soñar.

        Eliminar
    2. Qué? Qué debe saber? ...aaa me quedo en suspenso ����

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Ya está la siguiente parte en el blog, soñadora :)

        El misterio sigue vivo en Corazón Scorpio :D

        Un abrazo y a disfrutar de los sueños.

        Eliminar
    3. Es precioso Tomas, ese volar la imaginación. personajes entrañables. continuaré leyendo sin duda.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Muchas gracias soñadora!! Me alegra que estes disfrutando con este relato que tiene en un suspiro al mundo de los sueños :)

        Un abrazo y feliz día :D

        Eliminar
    4. Muy interesante, me quede en suspenso..

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Ya tienes la siguiente parte en el blog, soñadora :)

        Espero que lo disfrutes y sueñes como nunca.

        Un abrazo y a seguir soñando :D

        Eliminar
    5. Me encanta. Espero pronto la continuación...

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. En el blog ya puedes encontrar la continuación, soñadora :)

        Ya me contarás qué te parece.

        Un abrazo fuerte y a soñar en grande :D

        Eliminar

    Con la tecnología de Blogger.