Un Canto a la Ilusión

     –¿Por qué es difícil?
     Una pregunta que retumba en mi mente. Es capaz de desgarrarme por dentro y hacer suya todo mi paraíso de sueños. Hasta que yo le contesto...
     –Nada lo es, pero sí lo soy yo. Lo hago difícil. Porque lo que no cuesta, no tiene sentido para mí. Veo la vida y vivirla significa luchar por lo que amas... Es que quién ama no hace otra cosa que luchar.
     –¿Y por qué hay que luchar?
     Entoces, me quedo sin palabras. Suspiro profundamente y lo recuerdo.
     –Desde, incluso, antes de nacer es algo que no he dejado de hacer. Para aquel que no tiene nada, sabe que así es como se saltan las rocas, así es como te desvías del mal camino, así es como consigues ser libre.
     –¿Y los que lo tienen todo? –enmudeció pensativo–. ¿No son libres?
     –Tal vez sí, pero de lo que estoy seguro es que –en el peor de los casos– nunca sabran lo que es sentirse ser un héroe, como me siento yo.
     –¿Qué te hace pensar que lo eres?
     –Porque los héroes sólo sobreviven luchando. Porque los héroes nunca lo han tenido todo hasta que consiguen serlo todo.
     –¿Y qué espera el mundo de ti?
     –No lo sé, pero sí sé lo que espero yo de él.
     –¿Qué esperas?
     –Que me demuestre que puedo ser su héroe.
     Así que calló por un instante hasta que dijo:
     –Serás lo que pides, pero no tendrás máscara ni armadura. Ni espadas o lanzas. Tendrás letras, sueños y un ejército que caminará a tu lado porque sabe que ha llegado también su momento.
     Cuando desperté entendí perfectamente a qué se refería. Hace un tiempo que mis palabras pertenecen a sus sueños.

 
*Imagen del pintor Rob Gonsalves
Reacciones: