• 7 días, 7 planes... ¿Qué harías?



    Esta vez la fábrica de sueños ha dado en mi punto débil, soñadores... No suelo ser una persona que planea las cosas sino más bien aquel que deja que la vida le sorprenda. Pero si me dijeran que tengo siete días para cumplir todos mis deseos, no me lo pensaría dos veces y me pondría a ello.

    Mi primer día lo pasaría perdido en algún lugar del mundo donde pueda sentir que el tiempo se ha parado. Mi rutina diaria hace que a cada momento tenga que depender del reloj, y nunca llevo uno encima... Qué extraño, ¿verdad? Por esta misma razón, me encantaría tener la sensación de que no soy un esclavo del tiempo, sino que soy simplemente su compañero, el que respira hondo y se deja llevar por los segundos sin tener constancia de que están ahí.

    Al día siguiente, cogería un avión e iría al rincón más lejano del planeta. Me encantaría saber qué es lo que se siente cuando todos creen que estás loco y sólo tú sabes que eres el más cuerdo de todos. A veces, es bonito ver que a pesar de la distancia, vivimos bajo el mismo cielo.

    El tercer y cuarto día lo dedicaría a conocer las costumbres y culturas de un mundo donde muchos dicen que somos diferentes. Recorrería los cinco continentes para encontrarme con sus diferencias y para buscarme a mí mismo. Qué importa si es bailando al son de una ceremonia africana, si es durmiendo casi al ras del suelo, si es tomando un mate en algún lugar de la Patagonia argentina o cerrando un candado en un bonito puente francés.

    Siempre he creído que cuando te acercas a lo que es ajeno a ti, te hace más culto.

    Mi quinto día lo pasaría en el Polo Norte. Sí, muerto de frío... Y contemplando las bonitas auroras boreales. No me cansaría de verlas, además, son las que me han demostrado que vivimos en un mundo donde reina la magia.

    Mi sexto y último día lo dedicaría en volver. Pero no a volver a mi mundo, sino a un lugar nuevo porque sabría que lo que una vez creí no es nada con lo que ahora he descubierto. Entonces, me pondría frente a un ordenador y escribiría mi hazaña hasta terminar preguntando a mi familia...

    ¿Qué haríais vosotros, soñadores?
  • 3 comentarios:

    1. Mi primer día , caminaría sin parar y poder pensar un poco con la soledad
      el segundo, como creo que te he contado alguna vez ,viajaría a la querida África ,dónde está el reino de los animales que amo
      el tercero, recorrería las antiguas ruinas del machu pichu es algo que me encanta esa cultura
      el cuarto tengo un sueño pendiente que quisiera que se haga realidad
      y suspirar bajo las estrellas y la bella luna de una noche inolvidable
      el quinto visitar el Mar conocer lugares donde esos colores cambian sus tonos para darnos alegría al corazón
      y el sexto una de las maravillas que nos da el la naturaleza que llena la vista de imaginación y el alma se convierte en ella ,regresaría con esa sensación que no la borraría nada

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡¡Qué bonito, soñadora!! Tienes un alma aventurero y lleno de cariño hacia nuestro planeta que está tan desprotegido. Nunca pierdas estos sentimientos, ni los cambies :) Seguro que algún día podrás hacer realidad estos sueños... Nada es imposible si lo intentas, recuérdalo.

        Un abrazo enorme y nunca dejes de soñar :D

        ¡¡Feliz día!!

        Eliminar
    2. Mi primer día lo dedico a despedirme, diciendo que me retiro de las redes, y daría las gracias a mis pocos amigos.
      Segundo día me iría a mi amado Brasil.
      Abrazar a mis seres amados y reír con ellos.
      Tercer día me iría a Italia y pediría disculpas a Alfiero, que viera en mis ojos que estoy arrepentida y que lo amo como un amigo.
      Cuarto día, Francia, disfrutaría y sonaría que estoy con mi primo que falleció.
      Quinto día, estaría con mis abuelos y les diría que no volveré pero que nunca se olviden de soñar.
      Sexto día, de vuelta a Brasil; está vez al Estado de Río de Janeiro y disfrutaría con mis hijos adoptivos y llevaría conmigo a mi hijo y su esposo Alan para disfrutar como si fuera el último día, y también les diría que no dejen de soñar pues como tu dices soñador en los sueños nos encontramos.
      Seguiré viviendo en los sueños

      ResponderEliminar

    Con la tecnología de Blogger.