• Cambiando de aires

    ¡¡Hola soñadores!!

    Estos días han sido de un corre y corre, un no parar. Todo esto tiene su explicación y es que la vida me ha sorprendido o –tal vez– yo sea el que la ha cogido de sorpresa, pues a finales de este mes cojo rumbo a Madrid. Dejo mi paraíso, mi zona de confort, el lugar donde he crecido, a mi familia y a todas esas personas que tanto me han aportado durante estos veintisiete años para aventurarme en un nuevo camino que ya iba siendo hora que llamase a mi puerta. De momento tengo previsto estar un año en esa gran jungla de asfalto donde intentaré avanzar a nivel personal y profesional. Quiero seguir formándome, aprender de otras personas, conocer lugares nuevos y me encanta la sensación de que la vida o el destino me soprenda. Puede que sea una locura o, incluso, la locura sería no hacerlo nunca. Muchos de vosotros podéis entender qué es lo que me supone, pero creo que quién no arriesga no gana y quién no vuela muere de pena en su nido. Dicen que la vida da una única oportunidad o que cuando llega el tren y no montas en él, no regresa más... Para mí esto no tiene sentido porque creo que la vida es un abismo lleno de oportunidades y que los trenes al igual que marchan, regresan. Lo importante es buscar esa posibilidad o saber cuándo debes subir al tren. Puede que me equivoque, pero eso es lo más bonito de toda experiencia, ¿no creéis?. La magia de cualquier cambio que le quieras dar a tu vida se encuentra en lo desconocido. Sí, eso que da miedo, esa molesta incertidumbre. Voy a ser sincero, odio no saber qué es lo que va a ocurrir o no tener un  control de lo que pueda pasar. Sin embargo, me atrevo y cuando elijo una meta (por muy descabellada que sea) prefiero descubrir el "¡Vaya, no me lo esperaba!" que el "¿Qué habría pasado si...?".

    Con tantos cambios y todo lo que va a suponer este proceso de adaptación, me veo obligado a no estar tan operativo en el blog –por lo menos– hasta que me estabilice. En este mes y medio (más o menos) el blog abrirá la entrada del Muro de los Sueños debido al éxito que tuvo el año pasado por estas mismas fechas. Las redes sociales seguirán activas, seguiré leyendo todo lo que me enviéis, seguiré contestando en la medida que me sea posible y seguiremos soñando sin parar. Esto no es un "Hasta pronto", ni un "Hasta luego", mucho menos un "Adiós"... Es simplemente un "¡¡Nos vemos después del verano, soñadores!!" :)

    Y ya sabéis, El Muro de los Sueños está recién pintado de ese azul mágico que huele a sueños para que me preguntéis lo que queráis. Espero poder responder a la altura de vuestro ingenio... A veces, ni yo mismo me conozco tanto, también me gusta sorprenderme.

    ¡¡Un abrazo enorme y cargado de mucho buen rollo!!

    Qué deciros que no sepáis ya,

    Nunca dejéis de soñar, familia.

  • 2 comentarios:

    1. Estoy feliz y orgullosa por ti soñador.
      Haces lo correcto.
      Éxito mi niño.
      Abrazo

      ResponderEliminar
    2. Me pone muy feliz Tómas que hayas abordado ese tren que viene cargado de amor de experiencias de la vida y muchos proyectos ¡¡Te deseo todo lo mejor y que tu aprendizaje sea de muchas cosas buenas ¡¡¡Suerte en tu nuevo camino de amor y felicidad !!!:D

      ResponderEliminar

    Con la tecnología de Blogger.