Corazones de Papel



Llegó el invierno y caí en tu piel,
Busqué un horizonte donde sea más que tú,
Me engañaste con tus labios de miel,
Recuerdo aquel momento en que te vi aparecer con tu mirada azul,
Borraste de mi mente ese cuento sin final,
Dibujaste en mis labios una sonrisa y tú...

Abriste mi interior,
Juramos a ser Dios,
Me contaste tus secretos y yo...
No me pude resistir a dejarme vendar,
Fui capaz de escalar montañas sin ver,
Escuché al aire toser,
y a las gaviotas correr,
Abriste mi interior para endulzar tu amanecer,
Para endulzar tu amanecer.

No sé que ocurrió,
Cambiaste de dirección,
Te dejaste llevar por la emoción,
Me abandonaste sin ninguna razón,
Me contaste que te enredó con su sabor,
Que sus labios tenían la primavera que había perdido yo,
Me costó reaccionar, perdiendo la luz,
Quise arrancarte el corazón como lo habías hecho tú...

Dibujé ríos de pesadillas,
Me acostumbré a no querer,
Estuve al borde de perdonar tu enorme estupidez,
Pero no había justificación,
No había nada que hacer,
Era más difícil volver a enamorarme que cortarme en mil pedazos,
Que cortarme en mil pedazos.

No te atrevas a volver,
No quiero saber que respiras el mismo aire que yo,
No...
Aquí no hay refugio para ti,
No...
También se destruir...

Y si algún día se te ocurre aparecer sin manta y sin nadie que te dé algo de beber,
No me encontrarás...
Sabes que no estaré más para ti.
Reacciones: